Notice: Undefined index: HTTP_REFERER in /home/2012/public_html/wp-content/plugins/link-privacy-master/index.php on line 25
Gracias a Internet, un vagabundo minusválido consigue un hogar temporal - Cooperativa 2012

«

»

Jun 15

Gracias a Internet, un vagabundo minusválido consigue un hogar temporal

Las redes sociales han demostrando su gran poder de convocatoria una vez más. Gracias a estas herramientas, Pedro, un jubilado minusválido con múltiples deudas que le han dejado casi con la totalidad de su pensión embargada y que se encontraba mendigando en las calles de Barcelona y durmiendo en un cajero, ha logrado un hogar temporal.

Su casera le había echado de la habitación que tenía alquilada y aunque una pareja de veganos conoció su situación, no contaban con sitio para cobijarle, por eso decidieron publicar su caso en las redes sociales en busca de ayuda.

“No tenemos ni sofá cama. No tenemos problema en bajarle comida, pero no disponemos de sitio para albergarlo y, como tengo bastantes contactos en las redes sociales, creí que alguien podría brindarle auxilio, así que publiqué la historia en todos los sitios que conozco”, comentan la pareja de veganos que difundió la situación.

Publicaron el caso en su muro de Facebook y en Twitter, pero también en otras cuentas de estas redes sociales, donde interaccionan con gente a la que no conocen, hasta que consiguieron viralizar el asunto.

“En un día ya teníamos como mil personas ofreciendo ayuda de algún modo. Había gente que le ofrecía su vivienda, pero la mayoría era gente de fuera de Barcelona. Pedro está muy mal de salud no puede desplazarse y emplea mecanismos como la silla de ruedas o las  tablas de transferencias para hacerlo” sostiene.

Una de las personas que ofreció su ayuda desinteresada fue Josué, quien rompió con su novia hace unos meses y ahora vive solo en un piso de la calle Marina de Barcelona.

“Creo que el ser humano tiene el deber de ayudar a los demás. No hay que juzgar, sólo ayudar”, explica. Por ello, brindó su casa a Pedro sin querer saber nada más acerca de los motivos de su estado.

“Me dijeron que me iban a explicar la historia de Pedro pero no quise saber nada. Es mayor y necesita ayuda; suficiente” expone.

Ahora Josué y Pedro comparten piso y aunque aún no han tenido mucho tiempo para conocerse, esperan hacerlo ponto.

Además, Pedro es optimista y afirma que  “en cuestión de un año espero que mi situación haya cambiado. Si tengo suerte podré liquidar algunos de los créditos que aún tengo que pagar y ya podré disponer de más dinero”.